Barrick Pueblo Viejo

Presa de Hatillo: La calidad del agua trae pesca abundante y desarrollo

Sánchez Ramírez, 4 de junio de 2014.- En el municipio de Hatillo, en Cotuí, la calidad del agua es lo más importante. Esto se debe a que más allá del rol que tiene este recurso en el medio ambiente y su valor en la conservación de la vida de todas las especies, los moradores de esta comunidad lo ven como su fuente principal de vida y la materia prima en el desempeño de casi todas sus actividades.

Presa de Hatillo: La calidad del agua trae pesca abundante y desarrollo

Y es que la presa de Hatillo es posiblemente la más grande e importante del país. Según un estudio publicado en 2008, tiene una capacidad de almacenamiento de 700 millones de metros cúbicos de agua, para el uso de riego en zonas arroceras y para la producción de energía hidroeléctrica.
Además, la vida que allí existe es también fuente de alimentación para los moradores de toda la provincia, pues la actividad económica principal en Hatillo es la pesca artesanal, de donde obtienen la mayor parte de sus ingresos los moradores de la zona. Por eso su interés en contar con agua de calidad en la presa.
Mejoras en la calidad del agua
El Río Margajita constituye el principal afluente que desemboca en Hatillo. Es un recurso hídrico con 12 subcuencas con 28.50 km2 de superficie, que por décadas se vio afectado por las lluvias que entraban en contacto con piedras de alto contenido mineral, produciendo aguas ácidas que fueron a parar a los ríos de la zona.
Al inicio de las operaciones de Barrick Pueblo Viejo se empezó la recolección de aguas ácidas para ser usadas en el procesamiento del mineral, para al final ser tratadas y luego liberadas al medio ambiente, no sin antes asegurarse de que cumplan las normas nacionales.
Este proceso produjo un notable cambio en los afluentes de la zona, pues luego de tantos años, estos han comenzado a recibir aguas en mejores condiciones que las que existían de forma natural en el entorno, en todo el río hasta su desembocadura en el embalse de la presa.
Esta mejoría motivó que los 38 miembros de la Asociación Unión de Pescadores de Hatillo solicitaran apoyo de la empresa para emprender de nuevo el proyecto de cría de peces, que en el año 2007 fue destruido por el paso de las tormentas Olga y Noel, como garantía de un mejor futuro para sus familias y las de sus nuevos clientes.
Peces de calidad que benefician a la comunidad
Actualmente, y en menos de un año de inicio del proyecto de cría de peces en jaulas flotantes, los pescadores de Hatillo ya ven resultados del impacto de sus cosechas en otras localidades como Maimón, donde se han establecido negocios de venta de sus peces, los cuales tienen un peso promedio de una libra por unidad, atendiendo que, por la capacidad de las 10 jaulas que se instalaron, la producción es de unas 8 mil 100 libras de pescado, por cosecha y que el precio de venta de los peces se cotizaba a sus inicios en unos RD$65 pesos la libra.
"Cuando era pequeño la pesca era buena, luego los peces fueron desapareciendo. Si este proyecto continúa espero sea de beneficio para ellos (los pescadores) y para mí. Es una forma fácil de producir pescados, con mejor crianza, más rápido y de mejor calidad", explica Domingo Antonio Abreu García, residente en la provincia Sánchez Ramírez y propietario de una pescadería que dio apertura al inicio de la primera cosecha de peces del proyecto.